Sentido y significado

EL SENTIDO DE LA VIDA

“La vida es como una puesta de sol”

La primera vez que el ser humano tomó conciencia de la puesta de sol, preservó durante siglos y siglos hasta conseguir averiguar cuál era el origen, el sentido y la explicación de tal fenómeno, científicamente probado y contrastado. Pero una vez sabido todo el significado que se halla detrás de una puesta de sol, cuando llega el momento del día en el que la puedes presenciar, poco te importa la física, la astronomía o los movimientos de rotación y traslación de la tierra. Lo que quieres es admirar su belleza, que radica en ser efímera y única; cada día el mismo proceso, pero nunca igual.

La vida nos la tenemos que tomar igual. Hay gente que se ofusca toda su vida buscando el sentido de la misma, cuando en realidad, esto es tan solo un saber que no cambiará nuestra existencia. Sabiendo esto, podemos invertir un tiempo irrecuperable en buscar sentidos, lógicas y secretos de la vida, que creemos necesitar para vivir; o podemos, simplemente, vivir, admirando cada instante de nuestra existencia, de la misma manera en la que admiramos una puesta de sol, disfrutando e intentando aprovechar cada segundo, porque sabemos que ese momento efímero desaparecerá y nunca más volverá a ser igual.

Nuestras vidas, cada día que vivimos, es único e irrepetible en toda la historia de la existencia, así como lo somos nosotras. Y mucho más allá de las explicaciones que pueda haber detrás, así como nos gusta admirar la belleza de la puesta de sol por el simple hecho de “existir” en ese espacio y tiempo, deberíamos poder admirar nuestra propia existencia por el simple hecho de “ser”.

Por eso, cada día que veo una puesta de sol y pienso en los colores del cielo, los dibujos de las nubes y el momento tan bonito e irrepetible, me obligo a pensar: “lo mismo pasa en tu vida cada día”.

Anna Bermúdez Sampé

Educar, enseñar, es SEDUCIR, y para seducir te tiene que gustar mucho lo que haces.

¿Qué es la vocación?

Es aquello que te hace levantar cada mañana con ganas de llegar a tu trabajo. Y enseñar, educar, no es un trabajo cualquiera.

Me dediqué a este oficio durante 38 años y nunca me faltó el entusiasmo. Estuve con Primaria, Secundaria, Educación infantil y Adultos, y en todos encontré suficientes motivos para quererlos y estar con ellos.

Nunca me faltó el ENTUSIASMO, por muy mal que estuviera. Era entrar en clase y revivía mis ganas d vivir.

Cada clase era un mundo y cada niño o niña, adolescente o adulto era un Ser Humano que traía tras de sí una mochila llena de experiencias, sueños y miedos que condicionaban su vida. Todos tenían su magia que los convertía en un ser único e irrepetible. Cada día era único.

Nunca a través de los años sentí la sensación de monotonía. No había lugar para el aburrimiento.

Como persona me rendí mil veces, pero con ellos ni una.

¿Quién iba a creer en ellos si no lo hacía yo?

Y la experiencia me dice que pueden llegar mucho más lejos de lo que ellos mismos creen. Al fin y al cabo la vida no es sólo un título de universidad, sino ir aprendiendo a vivir, a ser felices.

Yo también he ido aprendiendo y creciendo a su lado.

Para educar sólo se necesitan dos cosas: darles CARIÑO y SEGURIDAD.

Vocación es PASIÓN por lo que haces y en este oficio nuestro no hay enseñanza sin PASIÓN.

Maestra Carmen González García

Abrir chat
Hola...
Hola. Soy Eydan. Solo decirte que si necesitas algo aquí estoy para chatear.